This block type should be used in "unccd one column" section with "Full width" option enabled
Latest
La frecuencia de las tormentas de arena y polvo aumenta en muchas regiones del mundo, advierte la ONU

Dos mil millones de toneladas de arena y polvo, con un peso equivalentes a 350 Grandes Pirámides de Giza, entran en la atmósfera cada año Los expertos de la CNULD atribuyen más del 25% del problema a la actividad humana El fenómeno causa estragos desde el norte y centro de Asia hasta África subsahariana Los efectos sobre la salud son poco conocidos Las tormentas de arena y polvo son un problema infravalorado cuya frecuencia ha aumentado de forma “dramática” en algunos lugares del mundo, en un 25% de los casos fruto de la actividad humana, según la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD). La advertencia, acompañada de recomendaciones políticas, llega en el marco de una reunión de cinco días que se celebra en Samarcanda (Uzbekistán) para evaluar los avances mundiales en la aplicación de la Convención. La CNULD es una de las tres convenciones creadas durante la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992. Las otras tratan sobre el cambio climático (CMNUCC) y la biodiversidad (CDB). La reunión, que se celebra del 13 al 17 de noviembre (https://www.unccd.int/cric21), incluye una sesión de alto nivel sobre cómo hacer frente a los efectos de las tormentas de arena y polvo en la agricultura, la industria, el transporte, la calidad del agua y del aire y la salud humana a escala mundial. La sesión, organizada por el Gobierno de Uzbekistán, está prevista para el 15 de noviembre. Ibrahim Thiaw, Secretario Ejecutivo de la CNULD, ha declarado: "La visión de nubes oscuras y ondulantes de arena y polvo engullendo todo a su paso y convirtiendo el día en noche es uno de los espectáculos más intimidantes de la naturaleza.  Es un fenómeno costoso que causa estragos desde el norte y centro de Asia hasta el África subsahariana". "Las tormentas de arena y polvo suponen un desafío formidable para lograr un desarrollo sostenible. Las tormentas de arena y polvo se ven exacerbadas por las actividades humanas, lo que también significa que podemos reducirlas adoptando las medidas pertinentes", ha remarcado Thiaw. Las tormentas de arena y polvo son un fenómeno natural estacional y común en la región, pero se están agravando a causa de la mala gestión de la tierra y el agua, las sequías y el cambio climático, según los expertos de la CNULD. Y las fluctuaciones en su intensidad, magnitud o duración "pueden hacer que las tormentas de arena y polvo sean impredecibles y peligrosas". Se calcula que cada año entran en la atmósfera 2.000 millones de toneladas de arena y polvo, una cantidad equivalente en peso a 350 Grandes Pirámides de Giza. Ello tiene repercusiones mucho más allá de las regiones de origen. En algunas zonas, el polvo del desierto se ha duplicado en el último siglo. "Las tormentas de arena y polvo son cada vez más frecuentes y graves y tienen importantes repercusiones transfronterizas. Sus efectos se comprenden cuestiones como el medio ambiente, el clima, la salud, la agricultura, los medios de subsistencia y el bienestar socioeconómico de las personas.  La acumulación de impactos de las tormentas de arena y polvo puede ser significativa", ha afirmado Feras Ziadat, experto técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que preside la Coalición de las Naciones Unidas para la Lucha contra las Tormentas de Arena y Polvo. "En las zonas de origen, estas tormentas dañan los cultivos, afectan al ganado y despojan la capa superficial del suelo. En las zonas de depósito, el polvo atmosférico puede causar o agravar problemas de salud humana como las enfermedades respiratorias, sobre todo, cuando se combina con la contaminación industrial local. Las comunicaciones, la generación de energía, el transporte y las cadenas de suministro también pueden verse perturbados por la baja visibilidad y los fallos mecánicos inducidos por el polvo. La Coalición de las Naciones Unidas para Combatir las Tormentas de Arena y Polvo, ahora presidida por la FAO, se creó en 2019 para liderar los esfuerzos mundiales para hacer frente a este fenómeno." En su ‘Compendio sobre tormentas de arena y polvo’ y la ‘Caja de herramientas’ que lo acompaña (https://www.unccd.int/land-and-life/sand-and-dust-storms/toolbox), la CNULD, la FAO y sus socios presentan enfoques y metodologías para la recopilación y evaluación datos sobre estos fenómenos; monitoreo y alerta temprana; mitigación de impactos y preparación; mapeo de fuentes; y mitigación de fuentes antropogénicas a nivel subnacional, nacional, regional y mundial. El debate sobre estas tormentas forma parte de la reunión en curso del Comité de Examen de la Aplicación de la Convención (CRIC 21) de la CNULD, que examina los avances mundiales en los objetivos estratégicos de la Convención. El evento se realiza en Uzbekistán y supone la primera vez que la CNULD convoca una de sus reuniones más importantes en Asia Central. La reunión llega en un momento crítico, ya que las estadísticas recientes publicadas a través del nuevo panel de datos de la CNULD (https://data.unccd.int/) muestran que el mundo está perdiendo casi un millón de kilómetros cuadrados de tierra sana y productiva cada año, o unos 4,2 millones de kilómetros cuadrados entre 2015 y 2019. Ello equivale, aproximadamente, a la superficie combinada de cinco países de Asia Central: Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. Durante la reunión (a las 18:00 hora local / 13:00 GMT, martes 14 de noviembre) los expertos de la CNULD y la FAO presentarán tres informes: Tormentas de arena y polvo. Guía de medidas de mitigación, adaptación, políticas y gestión de riesgos en la agricultura. Proceso de planificación de contingencias para catalizar inversiones y acciones que mejoren la resiliencia frente a las tormentas de arena y polvo en la agricultura en la República Islámica de Irán y Preparación de la planificación de contingencia contra las tormentas de arena y polvo con las comunidades de pastores: un estudio de caso sobre Mongolia. Otros puntos de la agenda del CRIC 21 son el fomento de la gestión sostenible de la tierra; la garantía de unos derechos justos de las mujeres sobre las tierras, y la lucha contra las sequías y los incendios forestales exacerbados por el cambio climático y la degradación medioambiental. * * * * * Antecedentes: Tormentas de arena y polvo Las tormentas de arena y polvo se conocen con muchos nombres locales: siroco, haboob, polvo amarillo, tormentas blancas o harmattan. Aunque pueden fertilizar los ecosistemas terrestres y marinos, también presentan una serie de peligros para la salud humana, los medios de subsistencia y el medio ambiente. Dichas tormentas suelen originarse en zonas áridas y subhúmedas de baja latitud donde la cubierta vegetal es escasa o inexistente. También pueden producirse en otros entornos, como zonas agrícolas y de altas latitudes en regiones húmedas, cuando coinciden determinadas condiciones atmosféricas y de viento. Las tormentas de arena y polvo pueden tener impactos transfronterizos sustanciales a lo largo de miles de kilómetros. Por ello, se necesitan respuestas políticas globales y regionales unificadas y coherentes, especialmente para abordar la mitigación en origen, gestionar los sistemas de alerta temprana y la vigilancia. Las tormentas de polvo y arena suelen tener importantes repercusiones económicas: por ejemplo, se calcula le cuestan 190 millones de dólares anuales al sector petrolero de Kuwait, mientras que un solo evento en 2009 provocó daños valorados en 229-243 millones de dólares en Australia. Las principales fuentes mundiales de polvo mineral se encuentran en el hemisferio norte, especialmente, en el norte de África, Oriente Medio y Asia Oriental. En el hemisferio sur, Australia, Sudamérica y el sur de África son las principales fuentes de polvo. Más del 80% de Asia Central está cubierta por desiertos y estepas que, junto con el cambio climático y las sequías duraderas, representan una importante fuente natural de tormentas de arena y polvo. El desecado Mar de Aral es una fuente importante de tormentas de arena y polvo, ya que emite más de 100 millones de toneladas de polvo y sales venenosas cada año, lo que repercute en la salud no sólo de las personas que viven en las inmediaciones, sino mucho más allá, y genera pérdidas anuales de 44 millones de dólares. Las tormentas de polvo y arena suponen un riesgo de desastre, aunque no todas las regiones reconocen este peligro en la misma medida. El reconocimiento es elevado en el noreste de Asia, partes de Asia occidental y Norteamérica, y menor en otras geografías. Este escaso reconocimiento debe al hecho de que, a menudo, las tormentas no ocasionan muertes o heridos de forma directa e inmediata. También puede deberse a la falta de seguimiento y documentación de sus impactos a largo plazo en aspectos como la salud y la economía. Tormentas de polvo y arena y salud El fenómeno puede poner en peligro la vida de las personas con problemas de salud. Las partículas finas de polvo alcanzan niveles troposféricos elevados (a diversos kilómetros de altura), donde los vientos pueden transportarlas a grandes distancias. Las implicaciones para la salud han sido objeto de una creciente investigación durante las últimas décadas, y la mayoría de los estudios se han realizado en Asia Oriental, Europa y Oriente Medio. Faltan estudios en África Occidental. Una de las principales áreas de investigación ha sido la modificación de la contaminación atmosférica por estas tormentas. La relación causa-efecto entre la arena y el polvo en la atmósfera y los resultados sanitarios sigue sin estar clara y requiere un estudio más exhaustivo.  Lo que sí puede afirmarse es que los miembros de riesgo de una población, especialmente aquellos con problemas cardiopulmonares preexistentes, incluido el asma infantil, pueden tener una mayor tasa de mortalidad o morbilidad durante una tormenta de polvo. Las tormentas de polvo y arena también pueden imponer costes importantes al sector agrícola por la destrucción de cosechas o la reducción del rendimiento, la muerte de animales o la disminución del rendimiento de la leche o la carne, y los daños a las infraestructuras. En el caso de los cultivos anuales, las pérdidas se deben a que las plántulas o los cultivos quedan enterrados, y los chorros de arena causan la pérdida de tejido vegetal y la reducción de la actividad fotosintética. Ello puede provocar la pérdida total de la cosecha en una región o reducir su rendimiento. También puede haber un efecto a más largo plazo en algunos cultivos perennes debido a daños en árboles o plantas como, por ejemplo, la alfalfa. Como aspecto positivo, el polvo de puede contener nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio, e incluso carbono orgánico. Algunos lugares se benefician de esta deposición de nutrientes en la tierra, y de la deposición de minerales y nutrientes en el agua, especialmente en las masas oceánicas. Cuando se depositan, pueden aportar nutrientes a las zonas de cultivo o pasto situadas a sotavento.  Sin embargo, los daños que ocasionas dichas tormentas son muy superiores a sus beneficios. A escala mundial, las principales fuentes de polvo son los lagos secos; a nivel local, destacan las llanuras de afloramiento glaciar, las zonas de cenizas volcánicas y los campos recién arados. Los impactos intersectoriales y transnacionales de las tormentas de polvo y arena afectan directamente a 11 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible; sin embargo, el reconocimiento global de este fenómeno como un peligro es generalmente bajo debido, en parte, a su complejidad y su impacto estacionalmente acumulativo, junto con la escasez de datos. La falta de información y de evaluaciones de impacto dificulta una toma de decisiones y una planificación eficaces para abordar de forma efectiva las fuentes y los impactos de dichos eventos. La CNULD ayuda a los gobiernos a crear políticas basadas en los últimos avances científicos para la gestión sostenible de la tierra y la mitigación de riesgos. En colaboración con el Centro Regional de Medio Ambiente para Asia Central, la CNULD ayuda a los países vulnerables a la sequía y a las tormentas de arena y polvo de Asia Central a desarrollar y aplicar estrategias de reducción de riesgos a nivel nacional y regional. La CNULD anima a los países a adoptar una estrategia integral de reducción de riesgos con sistemas de vigilancia y alerta temprana para mejorar la preparación y la capacidad de recuperación ante estas catástrofes medioambientales. Entre las medidas que más urgen se encuentran las siguientes: Enfoque multisectorial reforzado por el intercambio de información, las intervenciones a corto y largo plazo, la participación de múltiples partes interesadas y la concienciación sobre las tormentas de polvo y arena. Restauración de tierras, utilizando prácticas de gestión de suelos y agua para proteger los suelos y aumentar la cubierta vegetal. Se ha demostrado que ello reduce de forma significativa la extensión y la vulnerabilidad de las áreas de origen de las tormentas, y reduce la intensidad de los eventos. Alerta temprana, seguimiento y previsión, basándose en el conocimiento actualizado de los riesgos. Participación de todas las partes interesadas, incluidas las poblaciones en riesgo, para garantizar que las alertas se emiten de manera oportuna y específica. Mitigación del impacto mediante una buena preparación para reducir la vulnerabilidad, aumentar la resiliencia y permitir una respuesta oportuna y eficaz a las tormentas de arena y polvo. * * * * * Acerca de la CNULD  La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) es la voz de la tierra y la visión global para su futuro. Unimos a gobiernos, científicos, responsables políticos, sector privado y comunidades en torno a una visión compartida y una acción global para restaurar y gestionar las tierras del mundo con vistas a la sostenibilidad de la humanidad y del planeta. Mucho más que un tratado internacional firmado por 197 partes, la CNULD es un compromiso multilateral para mitigar los impactos actuales de la degradación de tierras y avanzar en la gestión de tierras del mañana con el fin de proporcionar alimentos, agua, vivienda y oportunidades económicas a todas las personas de una manera equitativa e inclusiva.  La Secretaría de la CNULD dirigió la creación del documento Compendio de las FDS en colaboración con la Interfaz Ciencia-Política (ISP) de la CNULD, la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ONU Mujeres, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) y expertos y socios externos.  

La frecuencia de las tormentas de arena y polvo aumenta en muchas regiones del mundo, advierte la ONU
Message to UNCCD CRIC21 from UN Secretary-General António Guterres

Samarkand, Uzbekistan, 13 November, 2023 Leaders have made a promise to the world: to combat the terrible trend of transforming healthy land into desert; to revitalize areas humanity has pushed into degradation and decay; and to create a world that is land degradation neutral. Keeping these promises is vital for nature, and for communities. But we are moving in the wrong direction. Between 2015 and 2019, 100 million hectares were degraded every single year, adding up to an area twice the size of Greenland. If current trends continue, we will need to restore the health of a staggering 1.5 billion hectares of degraded land by 2030. We can and must turn this around. Around the world we see examples of land being given a new lease of life, including in Uzbekistan. And the world could surpass its neutrality target if it works together to halt new land degradation and accelerate restoration. To achieve this, we need governments, businesses and communities to work together to conserve natural areas, scale up sustainable food production, and develop green urban areas and supply chains. I urge all of you to use this intersessional meeting to step up ambition and action to help make that a reality. Together, let’s see degraded lands thrive once more.

Message to UNCCD CRIC21 from UN Secretary-General António Guterres
Asia Central acogerá la primera reunión del tratado de la ONU sobre desertificación, degradación de suelos y sequía

Convocatoria de prensa 21ª reunión del Comité de Examen de la Aplicación de la Convención (CRIC21) en Samarcanda, Uzbekistán, del 13 al 17 de noviembre de 2023 Bonn/Samarcanda, 10/11/2023 - La vigésimo primera reunión del Comité de Examen de la Aplicación de la Convención (CRIC 21) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) se celebrará en Samarcanda, Uzbekistán, del 13 al 17 de noviembre de 2023. El CRIC21 reunirá a unos 500 delegados de 196 países y la Unión Europea, además de representantes de la sociedad civil y el mundo académico, para reflexionar sobre los progresos realizados en la consecución de los objetivos estratégicos de la Convención. Es la primera vez que la CLD convoca una de sus reuniones más importantes en Asia Central. Esta reunión llega en un momento crítico, ya que datos recientes publicados por la CNULD muestran que el mundo está perdiendo cada año casi 100 millones de hectáreas de tierras sanas y productivas. Si se mantienen las tendencias actuales, será necesario restaurar 1.500 millones de hectáreas de tierra de aquí a 2030 para lograr la neutralidad en la degradación de tierras en todo el planeta. Sin embargo, sólo con detener la degradación adicional y acelerar los compromisos existentes se podría superar el objetivo de neutralidad. El Secretario Ejecutivo de la CNULD, Ibrahim Thiaw, declaró: "Las sequías, los incendios forestales y las olas de calor que hemos presenciado en todo el mundo son los síntomas de la profundización y la interrelación de las crisis climática y natural, con la tierra en el centro de ambas". Desde 2015, se han perdido unos 4 millones de kilómetros cuadrados de tierras sanas y productivas, un área aproximadamente del tamaño de Asia Central. Debemos detener urgentemente la degradación de la tierra y restaurar al menos 1.000 millones de hectáreas para cumplir los objetivos mundiales para 2030. El CRIC21 se celebrará en el Centro de Congresos Silk Road Samarkand. Las Partes tendrán la oportunidad de examinar los progresos realizados y formular recomendaciones para alcanzar los objetivos mundiales relativos a prevenir y revertir la degradación de tierras, en consonancia con los marcos estratégico y de implementación de la CNULD para 2018-2030. Entre los aspectos más destacados del programa del CRIC21 están los siguientes: Sesión plenaria de apertura con declaraciones introductorias del Presidente del CRIC, el Secretario Ejecutivo de la CNULD y el representante del Gobierno de Uzbekistán. Día 13 de noviembre de 10:00 a 13:00, El Caucus de Género de la CNULD reunirá a expertos internacionales para tratar sobre los derechos de las mujeres a la tierra como requisito indispensable para alcanzar los objetivos de restauración de tierras y resiliencia a la sequía. Días 14 y 16 de noviembre de 13:00 a 15:00, Acto político de alto nivel sobre tormentas de arena y polvo organizado por el gobierno de Uzbekistán. En los últimos años, las tormentas de arena y polvo han aumentado en frecuencia y  gravedad, tanto en Uzbekistán como en los países vecinos. Día 15 de noviembre de 10.00 a 13.00 horas. Por primera vez, se organizarán más de 30 actos paralelos. Estos actos brindan a las Partes y a las organizaciones observadoras acreditadas la oportunidad informal de intercambiar información y experiencias sobre diversas cuestiones relacionadas con los objetivos del Convenio. A lo largo de todo el CRIC21, se celebrarán sesiones informativas para la prensa entre las 13.00 y las 15.00 horas (hora local), incluyendo: 13 de noviembre: Asia Central: tendencias mundiales y regionales en materia de desertificación, degradación de suelos y sequía con el Científico en Jefe de la CNULD, Barron Orr, y la responsable de programas de la Unidad de Ciencia, Tecnología e Innovación Olga Andreeva (TBC). 14 de noviembre: ‘Mujer. Sus tierras. Sus derechos’: esfuerzos mundiales y regionales para promover los derechos de las mujeres y su participación en la recuperación de tierras y resiliencia a la sequía. Sesión con expertos regionales y de la CNULD. (Pendientes de confirmación) 15 de noviembre: Tormentas de arena y polvo; últimos datos sobre este fenómeno creciente con expertos de la CNULD y regionales, y los resultados del evento de alto nivel organizado por el Gobierno de Uzbekistán. 17 de noviembre: Conferencia de prensa de clausura: recapitulación de los principales resultados del CRIC21 con el Sr. Ibrahim Thiaw, Secretario Ejecutivo de la CNULD, la Sra. Biljana Kilibarda, Presidenta del CRIC, y el Sr. Aziz Abdukhakimov, Ministro uzbeko de Ecología, Protección del Medio Ambiente y Cambio Climático. Notas para editores Se invita a los representantes acreditados de los medios de comunicación a asistir y a informar sobre la CRIC21 y los eventos asociados. Inmediatamente antes y después del CRIC21, se realizarán visitas periodísticas a proyectos de restauración de tierras y resiliencia a la sequía. El Boletín de Negociaciones de la Tierra del IISD ofrecerá información diaria sobre el CRIC21: https://enb.iisd.org/unccd-committee-review-implementation-convention-cric21 El programa de actos paralelos está disponible aquí: https://www.unccd.int/sites/default/files/2023-10/Side%20Events%20CRIC21.pdf Los recursos visuales sobre el CRIC21 y el Panel de Datos de la CNULD están disponibles aquí: https://trello.com/b/zq0kxtkK/unccd-cric21-samarkand-uzb-2023 La inscripción en línea para los representantes de los medios de comunicación está disponible en el siguiente enlace: www.unccd.int/cric-21-online-registration. Para inscribirse, deberá presentar los siguientes documentos: Una fotografía reciente tamaño carné Un carné de prensa válido Una copia (páginas de foto y firma) de su pasaporte (para periodistas extranjeros) o documento nacional de identidad (para solicitantes locales) Una carta de presentación del jefe de la oficina o de la empresa que patrocina su viaje a la sesión. Para los periodistas freelance, se requiere una carta del medio de comunicación que le asigna la cobertura de la conferencia Un formulario de acreditación debidamente cumplimentado Los periodistas que se inscriban en línea podrán recoger su acreditación en el Centro de Congresos Silk Road Samarkand previa presentación de un carné de prensa válido y un documento de identidad. Para más información sobre la normativa que regula la solicitud de visados y la introducción de material periodístico en Uzbekistán, consulte el siguiente enlace: https://e-visa.gov.uz/main_. Para cualquier consulta sobre la acreditación de los medios de comunicación o la cobertura del acto, diríjase a: press@unccd.int En la sede de la conferencia habrá un espacio reservado para la prensa y los medios de comunicación. En el sitio web de la CNULD: https://www.unccd.int/cric21 encontrará información adicional y actualizaciones para los medios de comunicación sobre la Convención y el CRIC 21. Acerca de la CNULD  La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) es la voz de la tierra y la visión global para su futuro. Unimos a gobiernos, científicos, responsables políticos, sector privado y comunidades en torno a una visión compartida y una acción global para restaurar y gestionar las tierras del mundo con vistas a la sostenibilidad de la humanidad y del planeta. Mucho más que un tratado internacional firmado por 197 partes, la CNULD es un compromiso multilateral para mitigar los impactos actuales de la degradación de tierras y avanzar en la gestión de tierras del mañana con el fin de proporcionar alimentos, agua, vivienda y oportunidades económicas a todas las personas de una manera equitativa e inclusiva.   

Asia Central acogerá la primera reunión del tratado de la ONU sobre desertificación, degradación de suelos y sequía
A milestone moment: Uzbekistan and UNCCD team up to tackle land crisis

Bonn/Samarkand, 10 October 2023 – Today the United Nations Convention to Combat Desertification (UNCCD) entered into a landmark agreement with the government of the Republic of Uzbekistan. The Host Country Agreement marks the culminating chapter in the preparations for the upcoming 21st session of the UNCCD Committee on the Review of the Implementation of the Convention (CRIC21), to be held from 13-17 November 2023 in Samarkand.  For the first time since its inception, UNCCD is convening one of its most important meetings in the heart of Central Asia. The highly anticipated CRIC21 will serve as a global platform for cutting-edge insights into land degradation and drought while assessing the progress the countries are making in restoring productive land.  Welcoming the UNCCD delegation to the historic crossroads of culture and civilization in the city of Samarkand, Uzbekistan's Minister of Ecology, Aziz Abdukhakimov emphasized the upcoming UN conference's role in bolstering global partnerships and environmental innovation. Among the inspiring examples of the successful project in land restoration he shared is the ongoing tree-planting efforts on 2 million hectares to combat the Aral Sea environmental crisis.  UNCCD Executive Secretary Ibrahim Thiaw noted that CRIC21 meets at a time of increasing environmental turbulence: cataclysmic heatwaves in Europe and North America, devastating droughts in the Horn of Africa, torrential monsoons and cyclones across Asia. The significance of land degradation as both a contributor to and a consequence of these phenomena cannot be overstated.  Recent UN data paints a sobering picture, demonstrating that 420 million hectares of fertile and productive land between have been degraded between 2015 and 2019 – an area exceeding the combined landscapes of Kazakhstan, Kyrgyzstan, Tajikistan, Turkmenistan and Uzbekistan.  CRIC21 – a global symposium of delegates from 196 nations and the European Union, leaders of the civil society, academia, and international organizations – will delve into progress on the Convention's strategic objectives. These range from sustainable land management and drought resilience to ensuring fair land rights for women and tackling the sand and dust storms and wildfires exacerbated by the climate change and environmental degradation.  The UNCCD secretariat wishes to express its sincere gratitude to the Republic of Uzbekistan for graciously assuming the role of the host for this pivotal event. Like an intricate carpet weaved by expert hands unfurls to reveal its detailed patterns, CRIC21 will roll out at the Silk Road Samarkand Congress Centre in Uzbekistan this November. 

A milestone moment: Uzbekistan and UNCCD team up to tackle land crisis
Sand and Dust Storms Toolbox offers tools and guidance to combat SDS

The frequency of sand and dust storms (SDS) is on the rise in various regions across the globe. This rise is attributed to factors such as human-driven climate change, desertification, land degradation, and persistent droughts. These storms occur when strong winds lift large amounts of sand and dust from dry, arid soils into the atmosphere. They often carry these particles long distances, sometimes hundreds or even thousands of kilometers. The effects of these storms are widespread and often devastating. The World Health Organization estimates that 7 million people die from poor air quality every year, which is at least partly attributed to dust. Sand and dust storms pose numerous threats to human health, disrupt livelihoods, and wreak havoc on the environment. Managing these impacts is a major challenge, as human activity, and desertification in one region can trigger sand and dust storms that cause significant damage in remote regions. Recognizing the urgent need for international cooperation to address SDS, the General Assembly adopted a resolution (A/RES/77/294) on 8 June 2023, designating 12 July as the International Day to Combat Sand and Dust Storms. This day is intended to raise awareness of the link between health and sustainability in the context of SDS. To mark the first observance of the International Day to Combat SDS, several events were organized around the world. The “Commemoration of the International Day of Combating Sand and Dust Storms” event, co-organized by the Permanent Missions of Iraq, the Islamic Republic of Iran, and Senegal at the United Nations Headquarters in New York, featured various speakers from organizations collaborating in the UN SDS Coalition. At the same time, the World Meteorological Organization (WMO) hosted a series of regional webinars bringing together stakeholders from different regions. In line with the observation of the day, the UNCCD launched the new SDS Toolbox, a result of its collaboration with SDS Coalition partners. The toolbox provides a comprehensive set of tools, strategies, and guidelines for understanding and mitigating the impact of SDS. Ibrahim Thiaw, Executive Secretary of the UNCCD, extended a warm welcome to this initiative, stating, "We welcome the focus and efforts to raise awareness of this serious phenomenon. It shows how desertification and drought can have far-reaching effects beyond national borders and underlines the crucial role of cooperation in addressing these issues. We anticipate that the newly launched SDS Toolbox will foster much-needed collaboration by providing tools and guidance to our stakeholders." During the commemoration of the International Day to Combat SDS in New York, representatives of the SDS Coalition discussed ways to strengthen cooperation between the Coalition and various national and regional initiatives. They emphasized that regional cooperation is essential to address the transboundary nature of sand and dust storms and their impacts, and that regional action can complement national efforts to achieve sustainable development goals. See also: General Assembly Proclaims 12 July International Day of Combating Sand and Dust Storms, Aiming to Raise Awareness about Importance for Health, Sustainability SDS toolbox

Sand and Dust Storms Toolbox offers tools and guidance to combat SDS